My Page Pet


pYzam Page Pets
FreeFlashToys Page Pets

17 de julio de 2009

la Carmen

Hace tiempo ya que llego mi este escrito, no se por que no lo habia posteado.. pero hay ta.


Análisis de un Feminicidio Ideológico
Legitimización de las consecuencias de la desobediencia femenina a través del personaje de “La Carmen”


Por Elena de Hoyos


Con los acordes de la ópera y las imágenes de la danza, reflexiono en el personaje de “La Carmen” como un arquetipo femenino. Me refiero a un arquetipo, como a un patrón social o rol determinado de lo que debe o no debe ser o hacer la mujer y las consecuencias de sus actos de desobediencia.
Hay varios factores del personaje que destacan, en primer lugar sus atributos físicos y gallardía, era una mujer que sobresalía por su porte y su actitud. El que fuera una mujer trabajadora, en nuestra cultura es símbolo de una relativa independencia de la esfera económica del varón.


Además de en su inteligencia, La Carmen, se reafirma constantemente en la mirada de los hombres utilizando, o debería decir, ejerciendo su energía poderosa en la sexualidad. Y estos contrastes atraen tanto la fascinación, como el aborrecimiento de los varones.


Al analizar más detenidamente la trama de la obra en sus diversas versiones, el desenlace final es nada menos que un feminicidio. Es la legitimización del castigo patriarcal sobre la mujer que desobedece la norma de la conducta impuesta para las mujeres. Pareciera ser que al final, la sensualidad de Carmen y su voluntad y capacidad para sostener relaciones amorosas con diversas parejas, es la causa de su muerte. Don José la idealiza como a un objeto de deseo y legitima su poder patriarcal al quitarle la vida, ante la imposibilidad de poseerla. Había que detenerla, porque ella estaba dispuesta a ejercer su libertad de elección. Una legitimización de la violencia como única respuesta ante una situación de impotencia.


Cuantos crímenes se justifican en aras de la honra masculina. Como si el permitir que una mujer deseada, tenga amores con otros hombres fuese el peor de los fracasos varoniles. Cuando sin embargo, para las mujeres, esta es una conducta loada en nuestra sociedad. “Aquella venerable mujer que le aguantó todas todas sus infidelidades, para que al final, él se quedara con ella y vivieran tranquilos y felices sus últimos años”. Cómo si tener una pareja para toda la vida, fuera la culminación de las expectativas de realización de cualquier mujer que se considerara respetable ante los ojos de una sociedad antropocentrista.


En una de las escenas de la película de Saura, con un tono desafiante, Carmen le dice a Gades, que además es su superior jerárquico,
-Yo no te he prometido nada
Esta frase desata toda la impotencia masculina ante la imposibilidad real del sometimiento de las mujeres que consideran suyas. Es entonces cuando la consecuencia es el ejercicio de la violencia feminicida, que no solo se expresa en la muerte simbólica o real, sino en conductas discriminatorias u hostiles familiar, laboral, política y socialmente.


Carmen siempre dejo muy clara la naturaleza de su amor. A la mujer, se le ensalza en función de su capacidad de resistencia y sufrimiento abnegado. En cambio, al hombre se le atribuyen reacciones violentas y agresivas hacia la mujer que lo lastima sentimentalmente. La perspectiva falocrática afirma que la mujer es una pertenencia del hombre, sea o no sea esta su voluntad. “O mía o de nadie”, diría un macho que se legitime en sus creencias.


Considero que la fidelidad en la relación de pareja es una opción, pero no es la única. Sin embargo, pareciera que para las mujeres solo existen dos, la fidelidad y/o castidad absoluta; esto quiere decir, la renuncia a ejercer el derecho a cuerpo, a su sensualidad, o la muerte a manos de un macho ofendido o ardido como decimos aquí.


Como le decía su mamá a una amiga psicoanalista,
-Mira mijita, tu vas a tener muchos problemas porque siempre quieres ser como eres en todos lados y eso no se puede
Claro, la transgresión tiene consecuencias que a veces son fatales, cómo en éste caso, en que la Carmencita, ya no quiere con Don José, sino con el Torero.


Otro de los aspectos que llamó mi atención es el uso del poder femenino a través de la manipulación y casi podríamos decir extorsión sentimental. “Si no haces esto, es porque no me quieres”. Una manera en que La Carmen ejerce su poder, es a través de su intensa libido, que es al mismo tiempo el que la hace merecedora de la muerte, quiere decir entonces que ¿las mujeres poderosas debemos de ser castigadas? O somos peligrosas y aquí citaría el estigma que la sociedad impone sobre Carmen y que ella lo esgrime como una etiqueta de identidad en su discurso.
–“Si tu no me amas, yo te amo, pero si yo te amo, cuídate”.

1 comentarios:

Estrella omnisexual dijo...

No hay que perder de vista que toda gran obra requiere, ya no una pizca, sino una descarada embarrada de arquetipo para funcionar.

El hecho de que se justifique un crimen en aras de redimir la masculinidad e incluso la intensa sensualidad de Carmen capaz de hacer ceder a cualquier hombre no son más que las pasiones que hacen grande a esta obra.

Recuerdo que en el libro de Merrimé se menciona que no es que carmen sea especialmente hermosa, sino su presencia es la que provoca el encanto de los hombres, y en ese punto creo concordar contigo pues lo que merece el castigo no es en si la belleza, sino esa transgresión que convierte a Carmen en la manipuladora de el cauce de las vidas de los hombres a su alrededor, delesnando el género y la preeminencia social.

Que buen Post!

Sim Pets

Libro de visitas

tutts

add