My Page Pet


pYzam Page Pets
FreeFlashToys Page Pets

20 de junio de 2008

El METRO



El transporte de las multitudes, el de la mayoría de la población, porque en estos días a quien le alcanza para comprar algún otro medio de transporte, por eso nos apretujamos todos allí; el lugar en el que por 2 pesos pagas pasaje, masaje y algo mas, en donde la regla de la física que dice que dos cuerpos no pueden estar en el mismo lugar al mismo tiempo pareciera que se rompe, el lugar en donde todo puede encontrarse.

Allí puede ser uno testigo de apariciones de los personajes mas extraños de la ciudad ( y como no! si ellos también usan el metro) encontramos a Chaplin, al payaso rockanrolero, al eslabón perdido, a Jesús (el que es verbo), al soldado desconocido que piensa que estamos en Guerra, al poeta muerto que declama poesías kilométricas con una voz tan intimidante que hasta miedo da bajarse del vagón, o a los niños de la calle que son los fakires modernos y que se acuestan en vidrios por una moneda, o a los travestís que piden dinero par las victimas del sida, en el metro podemos asistir a mini conciertos de música andina, africana, rock de los 60’s, pop solista, religiosa o con acordeón y si tenemos suerte hasta podemos encontrar al famoso mudo que canta; esto sin contar el sin fin de discos piratas que se venden en las profundidades de este submundo, canciones y cantantes que en su casa los conocen y les hablan de tu; y también los que son conocidos, recopilaciones por géneros musicales que ni en las disqueras se podrían haber dado, y los que son de temporadas como diciembre y sus villancicos o septiembre y la música mexicana, o el día de la madre que no puede faltar; esto también aplica para las películas en DVD , conciertos o las películas en cartelera se pueden encontrar antes de ser estrenadas en las salas de cine, y claro para los intermedios en este largo trayecto muchas golosinas , chocolates, congeladas, alegrías, chicles, pistaches, pastillas, paletas, y un lago etcétera, pero también se pueden adquirir en la comodidad de sus asientos objetos útiles y prácticos “para el taller la casa o la oficina”,”para un bonito regalo a la niña o el niño” calculadoras, mapas de la ciudad, lamparitas, pilas, llaveros, agendas, pomadas para los hongos, pegamento, cortaúñas, cucharas, álbumes fotográficos, lápices, plumas, revistas mata tiempo, libros de recetas de cocina, bebidas, significado de los sueños, ortografía, formulas matemáticas, etc. Todos de los maravillosos “productos de alta calidad” que ponen a la venta y que “diez pesos le vale diez pesos le cuesta”; eso si “como una oferta una promoción” (permanente)

Así es nuestro metro, nuestro carro naranja, este sistema circulatorio de gente, que encierra enigmas tan profundos como, en donde esta el muerto de la barranca o a donde se fueron los patos de candelaria, el misterio de por que los indios son verdes, o que quiere decir Copilco, o si por el metro Camarones algún día vendieron mariscos, cuál era el famoso Talismán, y por qué hay una estación Oceanía; muchas líneas del metro y muchas mas estaciones, que transportan a 2,000 000 de personas al día, algo así como la población de toda Costa Rica; todo bajo nuestros pies, arterias desgastadas, llenas de desniveles, agua y problemas técnicos, el metro mas barato del mundo, el mas grande, y según uno de los mas limpios, el único que divide a los hombres y a las mujeres en las horas pico, (para que no piquen tanto) el transporte que todos hemos usado alguna vez, y es que sin él seria el Caos de los Caos, basta ver cuando alguna estación no tiene servicio por problemas que van desde fallas mecánicas hasta invasión de las vías por un camión, por que hubo un ligero choque entre trenes o porque a alguien se le ocurrió despedirse del mundo saltando a las vías y de paso echarle a perder la tarde a unos cuantos, para no ser olvidado.

El metro con sus tiendas de comida como los bisquets, las pizzas, o los jugos, con sus decenas de tiendas naturistas, sus puestos de periódicos, de lotería o de regalos, el metro en donde se puede encontrar de todo; un lugar estresante, caótico, neurótico, apretujante, oloroso, ruidoso, intolerable todo esto pero ... no podemos vivir sin él; lo odiamos pero lo necesitamos y que le vamos a hacer , viajar en metro nos garantiza nunca aburrirnos, Y si se toma con filosofía y un mucho de humor quizás hasta nos descubramos sonriendo por todo esto que pasa allí a diario.

Estar en el DF y no subirse al metro es como no estar aquí.
Es la ciudad perdida de los habitantes extraños, la dimensión desconocida, el lugar en donde uno se introyecta hasta perder el contacto con la realidad o debido al contacto se vuelve parte de una masa de gente.

El metro polisensorial de los olores sabores sensaciones ruidos y visiones

2 comentarios:

Virginia dijo...

jajajaja genial tu descripción...

todas las veces que he ido al df uso el metro, por rapido para evitarme el trafico...

por fortuna (o desgracia) he ido en vacaciones y rara vez me ha tocado lleno....

ademas de que he usado solo 3 o 4 estaciones...

pero me has hecho reir bastante...

saludos,

Virginia

arch dijo...

es metro ... es surreal

Sim Pets

Libro de visitas

tutts

add