My Page Pet


pYzam Page Pets
FreeFlashToys Page Pets

25 de junio de 2008

Mito de la competitividad


Extraido de la Revista PARIKSIT No2
Joel Sangronis Padrón



DESACREDITAR EL MITO DE LA COMPETITIVIDAD

NADA ES SUFIDIENTE PARA
LOS QUE LO SUFICIENTE ES POCO (Epicuro)


Cuenta el autor colombiano Gustavo Wilches-Chaux en su libro “y Que Es Eso, Desarrollo Sostenible” la anécdota de un “experto” en productividad y eficiencia que observó a un pescados recostado en su hamaca frente a un río; a la hora del almuerzo el hombre lanzó un anzuelo al río y alos 10 minutos saco un gran pez; al llevarle el pescado a su mujer, de la mata de plátanos situada al lado de su casa cortó uno que si mujer frió conjuntamente con el pescado para almorzar. El experto se le acercó al hombre y comenzó a interrogarlo.

“Amigo si en 10 minutos con un anzuelo sacó un pescado, con 10 anzuelos sacaría 10 pescados, ¿verdad? “¡Así es!”, respondió el pescador. “¿y en una hora?” “¡Pues sesenta pescados!”. “¿y en 8 horas de trabajo?” “cuatrocientos ochenta pescados”, calculo nuestro pescador.

Calculadora en mano el “experto” continuó explicandole: en trescientos días de trabajo al año sacaría 144.000 pescados y si pidiera un crédito para comprar uno o dos barcos y camiones cavas para transportar el pescado mas o menos en 20 años tendría una gran empresa con muchos empleados que trabajarían para que él pudiera darse el lujo de estar todo el dia acostado en una hamaca.

Y para que voy a esperar 20 años y tomarme tantos trabajos, preguntó el pescador, si eso es precisamente lo que estoy haciendo ahora, además lo más seguro es que con ese ritmo de explotación dentro de 20 años ya no quede ni un solo pescado”.

La anécdota del autor colombiano ilustra con bastante claridad una de las trampas en las que desde que nacemos estamos inmersos los habitantes d ela sociedad contemporanea: la trampa de la competitividad, de la acumulación de cosas y logros materiales como única vía a la felicidad y a la realización plena de la vida. Poseer es la obligación que nos impone el modelo social en el que vivimos; desde nuestros primeros pasos en la vida se nos impone a competir y poseer como fines en si mismos.

La familia, la escuela, los juegos, los medios de comunicación, las normas sociales y las metas que este modelo cultural nos obliga a imponernos nos empujan a una carrera sin fin por poseer, para acumular, por competir y sobresalir en todas y cada una de las facetas de nuestra existencia. Se nos enseña a despreciar o a ignorar el placer de hacer las cosas únicamente por el gusto de realizarlas, por la intima o compartida satisfacción del trabajo bien hecho o por el esfuerzo realizado, siempre ese trabajo, esfuerzo o logro se medirá en términos de mejor o peor con el que otro habrá obtenido o realizado, la solidaridad, la cooperación y la falta de agresividad son deslegitimadas y etiquetadas como obstáculos que estorbarán o impedirán ser “alguien” en la vida.

Ya de adultos el éxito se mide, o mejor se contabiliza, casi exclusivamente por la cuota de poder, por la capacidad adquisitiva o por la fama individual que la persona haya logrado obtener, sin importar en absoluto los medios a través de cuales haya logrado esos fines.

La propia dinámica del capitalismo genera un hombre individualista, utilitarista, empujado a competir y sustentado por la ambición, por que en este modelo, ya lo sabemos, tener equivale a ser.

El verdadero y generalmente oculto drama del individualismo y la competitividad es que produce un solo triunfador a costa de innumerables perdedores.

El neoliberalismo ha venido a fungir en los últimos tiempos como sustentación filosófica del modelo capitalista. En el neoliberalismo la ambición personal (motor de la competitividad) en legitimada y sacralizada como una virtud y un valor que genera riqueza y bienestar (aunque seria mejor decir “bientener”); pero el propio sistema hace que la ambición persoal jamás se encuentre satisfecha: si usted por fin se ha comprado un carro usado el sistema creará pornto en usted la ambición de adquirir un modelo económico nuevi. Si usted decide endeudarse con un banco para adquirir ese modelo económico nuevo muy pronto la publicidad y su entorno social le harán soñar con adquirir un modelo de lujo; si usted violentando sus posibilidades económicas adquiere ese modelo de lujo, antes de darse cuanta habrá en el mercado un nuevo y más atractivo modelo y así hasta el infinito, convirtiendo la existencia en una carrera por adquirir cosas, por tener más que nuestros hermanos o amigos de la infancia, o que nuestros compañeros de trabajo o de estudio o que nuestros vecinos, en un estilo de vida en donde la presión por sobresalir, por descollar, por demostrar que uno se ha “quedado” frente a otros ha logrado que el estrés, los accidentes cerebrovasculares, los hogares fracturados, la ingesta de alcohol y otras drogas y los problemas depresivos sean casos normales y comunes,

0 comentarios:

Sim Pets

Libro de visitas

tutts

add