My Page Pet


pYzam Page Pets
FreeFlashToys Page Pets

11 de enero de 2010

La Gata y la Zorra

Adaptacion del cuento folclórico ruso " El gato y la zorra" de Alekandr Nikoalevich Afanasiev


Érase una lencha que andaba con una “gata”, que no era fea pero que era tan golfa, que cierto día, perdiendo al fin la paciencia, se la cogió y la metió en su auto, la llevó al bosque, (allá por el desierto de los Leones) dejándola allí abandonada y diciéndole que no la volviera a buscar jamás.

La Gata, viéndose sola, camino y camino por el bosque hasta que llegó cera de un cabaret de mala muerte y se estableció allí. Cuando tenía ganas de co*er cazaba nenitas de prepa y después de haber satisfecho el hambre volvía a su cuarto de azotea y se dormía tranquilamente. Estaba contentísima de su suerte.

Un día se fue a pasear por la zona y tropezó con una Zorra. Ésta, al ver a la Gata, se asombró mucho, pensando: «Tantos años en el ambiente y nunca he visto un espécimen como éste.» se ve buena mmm


Le hizo una reverencia, preguntándole:
-Dime, chica, ¿quién eres?¿Cómo te llamas?


La Gata, erizando el pelo, contestó:
- Soy amiga de la jefa Delegacional y tengo contactos con los dueños de todos los tugurios de por aquí, me llamo Ivana-vich.

-¡Oh Ivana-vich.! No había oído ni siquiera hablar de tu persona, pero vamos al antro.

La Gata se fue con la Zorra, y llegadas al cabaret que era como una cueva, la convidó con toda clase de drinks, y entretanto le preguntaba detalles de su vida.

-Dime, Ivana-vich., ¿estás casada o eres soltera?
-Soy soltera -dijo La Gata.
-Yo también soy soltera. ¿Quieres andar conmigo? Tengo un depa por aquí cerca

La Gata consintió y en seguida celebraron con una gran guarapeta.

Al día siguiente y con una cruda terrible, se marchó la zorra a hacer las compras y buscar lo indicado para su nuevo nidito de amor y poder pasar el invierno, sin preocupaciones, con su joven novia. El Gata se quedó a huevonear en casa.

La Zorra, mientras hacia las compras, se encontró con la Loba, que empezó a hacerle la corte.


-¿Dónde has estado metida, amiguita? Te he buscado por todas partes y en todos los antros sin poder encontrarte.
-Déjame, Loberta. Antes era soltera, pero ahora soy casada; de modo que ten cuidado conmigo.
-¿Con quién te has casado, Lisa-buenona?
-¿Cómo? No has oído de la amiga de la jefa delegacional que se la pasa en todos los antros, Ivana-vich.? Pues ése esa mi marida.
-No he oído nada, y tendría mucho gusto en conocerla. [en una de esas te la bajo pendeja]

[hasta cree que se la voy a poner fácil a esta loba] -¡Oh, mi marida tiene un genio muy malo! Si alguien la incomoda, en seguida la manda hechar del antro. Si vas a verle no te olvides de invitarle un trago y llevárselo en señal de respeto; pondrás el trago en la mesa y tú te esconderás en un sitio cualquiera para que no te vea, porque si no, no respondo de nada.

La Loba se fué pensando en que trago seria mejor.

Entretanto, la Zorra siguió comprando y se encontró con la Osa, una lencha super machin la cual empezó, a su vez, a hacerle la corte...


-¿Qué piensas tú de mí, Osa-na? Antes era soltera, pero ahora soy casada y no puedo escuchar tus galanterías.
-¿Qué me dices, Lisa-buenona? ¿Con quién te has casado?
-Pues con con la amiguisima de la jefa delegacional, Ivana-vich.
-¿Y no sería posible conocerla?
-¡Oh amiga! Mi marida tiene un genio muy malo, y cuando se enfada con alguien nunca mas vuelve a entrar a un antro de zona. Ve, cómprale un pomo y tráeselo como demostración de tu respeto; pero no olvides, al presentarle el regalo, esconderte bien para que no te vea; si no, amiga, no te garantizo nada.

La Osa se fue pensando en el asunto del pomo.

La fecha del siguiente evento del Antreque pasó lo siguiente…

La Loba ya en el antro compro el trago mas caro de la carta, se lo iba a mandar con un papelito hasta que vio venir a la Osa llevando un pomo; contenta de no estar sola, lo saludó, diciendo:

-Buenos días, hermana Osa-na
-Buenos días, hermana Loberta -contestó la Osa-. ¿Aún no has visto a la Zorra con su esposa?
-No, aunque llevo esperando un buen rato.
-Pues ve a llamarlas.
-¡Oh, no, Loberta, yo no iré! Ve tú, que eres más valiente.
-No, amiga Osa-na, tampoco iré yo.

De pronto vieron una Lenchi-liebre (entachada) que corría a toda prisa.
-Ven aquí tú, -rugió La Osa.
La Lenchi-Liebre, asustada, se acercó a las dos amigas, y La Osa le preguntó:
-Oye tú, ¿sabes dónde esta la Zorra Lisa-buenona?
-Sí, lo sé muy bien -contestó la Lenchi-Liebre con voz temblorosa.
-Bueno, pues corre y avísale que Osa-na y Loberta están listas esperando a las recién juntadas para felicitarlas y presentarles, como regalos de boda, unos tragos y un pomo.

La Liebre echó a correr a La seccion VIP, y La Osa y la Lobo se pusieron a buscar el sitio para esconderse.

-Yo me subiré al segundo piso
-¿Y qué haré yo? ¿Dónde podré esconderme? -preguntó la Loba, desesperada-. Oye, Osa-na, sé buena amiga: ayúdame, por favor, a esconderme en algún sitio.

La Osa la escondió el baño detrás de unas viejas que andaban pedas Luego se subió al segundo piso y desde allí se puso a vigilar la llegada de la Zorra con su esposa, la terrible Ivana-vich.
Entre tanto la Liebre llegó a la mesa de la Zorra, y le dijo:
-Osa-na y Loberta me han enviado para que te diga que están listas y te esperan a ti con tu esposa para felicitarlas y presentarles, como regalo de boda, unos tragos y un pomo.
-Bien, Lenchi-Liebre, diles que en seguida iremos.

Un rato después salieron La Gata y la Zorra de su sección VIP, La Osa, viéndolas venir, dijo a la Loba:
-Oh Loberta, allí vienen la Zorra y su esposa. ¡Qué pequeñita está!

La Gata se acercó al sitio donde estaban los regalos, y precipitándose sobre el trago lo probó. Se le erizó el pelo, y como si estuviese enfadado, refunfuñaba «¡Malo! ¡Malo!»

La Osa pensó asustada: «¡Qué vieja tan pequeña y tan voraz! ¡Y qué exigente! A nosotros nos parece tan sabroso el tequila y el vodka a ella no lo gusta; a lo mejor nos corre del antro

La Loba, escondida en el baño, quiso ver a la famosa fulanita; pero como las viejas Pedas del baño le estorbaban para ver, empezó a separarlas.

La Gata, oyendo el ruido de bronca, creyó que sería alguien que la había descubierto alguna rata de su pasado, se lanzó sobre el montón que formaban y clavó sus garras en la boca de la Loba. Ésta dio un salto y escapó corriendo.

La Gata, asustada también, subió al segundo piso donde estaba escondida la Osa.

«¡Me ha visto a mí!», pensó la Osa, y como no podía bajar por las escaleras, se dejó caer desde lo alto al suelo, y a pesar del daño que se hizo, se puso en pie y echó a correr todosla siguieron con la mirada y cara de asombro

La Zorra las persiguió con sus gritos.
-¡Esperen un poco y las vetará de todos los antros mi valiente marida!

Desde entonces todos los animales tuvieron un gran miedo a las Gatas, y a las Zorras...
y todo mundo sabe que ninguna de los dos tipos de viejas es digno de confiar (y mejor que esten juntas tal para cual).

1 comentarios:

Anónimo dijo...

es una interesabte bobada, sigue interesante por que me interesa saber ¿qué es lo que cuenta esta fabula, o será que el tonto soy yo y puedo entender unqa receta de cocina pero esto no?

Bueno mejor suerte para la proxima, y siga participando.

Sim Pets

Libro de visitas

tutts

add